Érase una vez, hace mucho tiempo en el mundo pop...



Todo comenzó en una infancia en los 80 rodeado musicalmente de Mecano, ABBA, Mocedades y Luis Cobos, le acompañó descubrir que Miriam Díaz Aroca había sacado y escuchar aquello de Chicos en un cassete customizado con colorines o ver como el pecho de Sabrina se salía en una actuación de TVE.


En los 90, ese momento en el que el Eurodance hacia mella en nuestro cuerpo y a algunos nos servía para descubrir canciones clásicas como Heart of Glass de Blondie en sus versiones dance, o cantando Estoy llorando por ti de Ku Minerva, mientras veíamos aquella "polémica" escena de sexo en el minuto 6 de Más que Amor, Frenesí. Descubrimos el efecto de Whigfield cada vez que sonaba la canción, descubrimos lo que molaba Suecia con Ace of Base, vimos como Christina Rosenvinge ya no hacía chas y aparecía a nuestro lado, sino que estaba con Los Subterráneos y en 1999 llegarían unos chavalines, los A*Teens, dispuestos a ser los ABBA del technopop versionando los clásicos del grupo sueco siendo la de Mamma Mia su tema más popular. Chavalines, pero de San Sebastián, fueron La Oreja de Van Gogh que comenzaron sonando sus maquetas en Radio 3 para pasar a llenar estadios pocos años después.



A finales de esta década descubría, gracias a Viaje a los Sueños Polares que escuchaba con un walkman metido bajo las sábanas de la cama, a un grupo que se llamaba La Casa Azul. Tras él un tímido Guille Milkyway que se escudaba en cinco chicos, primero dibujos y después actores. Quizás desconocía cual sería su futuro musical pero si que comenzaba con dos discos que no paramos de rayar en CD: El sonido efervescente y Tan simple como el amor, convirtiéndose en el buque insignia de la discográfica Elefant Records.


Los Fresones Rebeldes habían creado, sin ellos seguramente saberlo, uno de los temas de la música española, Al Amanecer y yo no dejaba de tararear el grupo asturiano Undershakers. Casi a punto de cambiar de milenio Subterfuge organizó aquella Fiesta Fin del Milenio con Deviot, Undershakers, Mercromina y Los Fresones Rebeldes. El mundo no terminó con el fin del milenio, lo más que pasaría sería algunos fallos con los ordenadores como lo que le sucedía a Jennifer López en Waiting for tonight.


En el otoño del 2000 empecé a acompañar a un compañero de facultad a conciertos indies de grupos que desconocía. En el Aqualung actuaban Sexy Sadie, En su momento, había un enfrentamiento con Los Planetas en del estilo del anuncio "Tú de quien eres" cuando uno tenía que posicionarse en si eras de Kas Naranja o Kas Limón. El grupo me gustó, pero más esos teloneros que hacían electropop y que se llamaban Ellos. Meses después el mismo compañero me dijo "Oye, ¿Sabes que esos teloneros que te gustaban han sacado su primer disco?". Así llegué a Lo tuyo no tiene nombre y empezar a ir a todos los conciertos del grupo de Guille Mostaza y Santi Capote, desde aquel concierto en el Chesterfield Café, los Demo Pop, y todos los que hubiera. En el 2001 no paramos de bailar con Sonia & Selena, que pondrían al año siguiente una canción en la película Una Casa de Locos.


En el 2002, además de estar de pleno el primer Operación Triunfo, llegó a nuestra vida aquel programa mítico llamado Popstars: Todo por un sueño. Jesús Vázquez y Elia Galera y una Roser que después tendría el hit de Quiero besarte al saber, muy hábilmente, ceder el puesto a una compañera para la final. Cosa nunca vista en un concurso de televisión. Nunca entendí porque OBK no tenían su puesto reconocido en el electropop de este país, recuerdo aquel Tú sigue así con un desconocido, por aquel entonces, J.A. Bayona que para muchos fue uno de los grandes directores de videoclips de la década del 2000.


En el 2003 llegaría un himno pop con Lunae, Hipnotizadas, por esa época Cola Jet Set ya había publicado un EP un año antes y preparaban su primera larga duración para 2004: Contando Historias, producido por Guille Milkyway y editado por Subterfuge Records. Los herederos de Los Fresones Rebeldes seguían su estilo.


Fangoria se pasaron a hacer su disco más "comercial" en 2004 con Arquitectura Efímera, el fin de la época de trabajo con Carlos Jean, se convirtieron en otro concierto a los que habría que ir sí o sí, momento en el que descubriría a La Prohibida dando vueltas a una ruleta para elegir canciones al año siguiente hasta acabar viendo un espectáculo suyo en Málaga. Aún me queda por escuchar en directo En la Disneylandia del amor.


Correría el 2004-2005 cuando descubrí una a página no oficial de La Casa Azul, y acabé siendo moderador de su foro (aún visitable pero donde corren las pelotillas del oeste). Viví muchas noches en el Ochoymedio aunque una de las más divertidas fue aquel concierto de La Casa Azul en 2006 donde nos reunimos buena parte del foro que existía en la época a darlo todo en plenas fiestas del Orgullo, el de L-Kan al año siguiente con conexión con Belén por pantallas desde los camerinos, pasando por tantos grupos, como Russian Red cuando acababa de editar su primer disco.


Nena Daconte fueron el mejor ejemplo de hacer algo que gustara a todo el mundo. A los que escuchaban los 40 y los que eran más fans del ámbito independiente. Mai y Kim hicieron dos discos que nos cautivaron e inundaron: He perdido los zapatos y Retales de Carnaval. Después el tiempo les acabaría separando. Una pena.


En el 2008 pasé una noche entre Málaga y Sevilla, entre concierto y concierto, escuchando un montón de música nueva por carreteras a oscuras y cielo estrellado. Al día siguiente conocería al grupo sueco BWO, e hice de Chariots of Fire una de mis canciones favoritas.

Ese mismo año 2008 iría al festival de los festivales por no parecer un festival. El Contempopranea fue un gran descubrimiento, un grupo de amigos que se reunían año tras año para pasárselo bien y, encima, acompañado por grupos de la escena alternativa pop.


Tuve Fotolog, MySpace, y un par de blogs que a día de hoy están en el cementerio de los mismos. No queda restos de ellos. Murieron. Entonces en marzo de 2009 decidí abrir Confesiones tirado en la pista de baile tras una noche en una fiesta de Niño Fixo. El resto es una historia que se encuentra entre las más de las 1500 entradas de este lugar.


Ilustración: na0ta81

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...