12 de junio de 2017

[Luis DH] "En los BPM somos hijos de Aqua"


Luis DH, el alterego de Luis del Hierro, lleva haciendo música desde hace más de diez años. Le conocí el año pasado con la edición de Hometown (Vodka Cat, 2016), un disco que supuso un cambio, una inflexión en su carrera musical. Este año sigue descubriendo nuevas canciones con Home Run (Vodka Cat, 2017), un complemento de Hometown pero, en realidad, un álbum en toda regla con nueve canciones nuevas. Si no le conoces, te va a gustar la entrevista porque es un viaje emocional de toda su carrera, si le conoces, es probable que no hayas escuchado a fondo su discografía y este es un buen momento.

-o-
Una canción de la década de los 70: “Don’t Stop ‘Til You Get Enough”, Michael Jackson
Una canción de la década de los 80: “Like A Prayer”, Madonna
Una canción de la década de los 90: “Spice Up Your Life”, Spice Girls
Una canción de la década '00: “When You Were Young”, The Killers
Una canción de la década '10: “Kiss It Better”, Rihanna
Una canción que hayas descubierto en el último mes: Me paso LA VIDA descubriendo canciones de Prince que todavía no conozco. Ese catálogo es absolutamente infernal. Pero sarna con gusto… Últimamente: “The Dance Electric”, suya y que le cedió a André Cymone, sobre el fin del mundo, que viene muy bien para nuestros días (y tiene más de 30 años. Eso me da miedito).
-o-

¿Qué hace Luis en la portada de Home Run? Ahí lo dejo

Desde pequeño ya tenías una clara afición por la música, que hasta algún psicólogo te dijo que te dedicarías a su creación, ¿Es algo que te viene por trayectoria familiar? ¿Un impulso desde que tienes recuerdo?
Sí, es cierto que en uno de los típicos test psicológicos del colegio, de aptitudes, profesiones futuras, etc. me dijeron que me dedicaría a la música o a escribir y yo me lo tomé completamente a coña. Pero con el tiempo he acabado haciendo las dos cosas, así que… No hay antecedentes en mi familia, aunque sí que había siempre música en mi casa: mi padre ponía mucha música clásica (que yo odiaba de niño, pero ahora se lo agradezco) y al tener dos hermanos mayores, también me ponían todo tipo de grupos y canciones. Gracias a eso no tengo prejuicios y si algo me gusta, me gusta, ya está. Algo que sí recuerdo desde siempre es hacer letras de canciones e inventarme y cambiarle la letra a canciones conocidas… pero yo pensaba que eso lo hacía todo el mundo de pequeño, como juego. Luego ya descubrí que no, jeje.

El regreso de UPA es necesario. ¿Han abierto ya un change.org?

Tu carrera musical comienza en 2005, hace la friolera de diecisiete años, con la participación en diversos proyectos, ¿En qué estuviste metido? ¿Formaciones musicales? ¿Un pasado oscuro en UPA Dance que no quieres reconocer?
Jajaja, ME ENCANTARÍA. ¿Para cuándo un comeback de UPA? Es justo y necesario. No, en realidad empecé en un grupo de teatro y luego en un grupo alternativo que salió de ahí. Con ellos aprendí que cuando quieres hacer algo y lo quieres de verdad, trabajas, lo haces y ya está. Aprendí un montón. Yo hasta entonces no me tomaba en serio nada y hablaba mucho pero hacer, hacía poco. Llevaba ya un tiempo queriendo hacer música y escribiendo canciones así que me dejé de rollos y me puse a ello. No tenía mucha idea y lo hacía un poco de aquella manera, pero también aprendí un montón. Saqué varias demos y algún EP y álbum con un alter ego (Jordan), pero cuando eres más joven tiendes más a dejarte llevar por las influencias que encontrar tu propio camino y tras este proyecto y uno posterior de electrónica, y además coincidiendo con mi traslado a Barcelona (nací y me crié en Madrid), sentía que necesitaba empezar de nuevo. La vida siempre te da una segunda oportunidad (y una tercera, una cuarta…).





En 2010 es cuando decides coger el rumbo de tu vida musical para iniciar el proyecto musical de Luis DH (Acrónimo de Luis del Hierro, que si tienes algún familiar que se llama Alberto del Hierro puede que fuera compañero mío del colegio. Te digo) publicando tu primer disco "Hype" que tiene unos tempos muy bailables, bombos y sintes muy directos, ¿Cómo fue lanzarse a la piscina de la soledad y a un sonido tan directamente bailable?
No me suena ningún Alberto - ni de familiar lejano - pero soy fatal para los nombres, enséñame una foto por si acaso, jejeje-. Pues fue muy liberador empezar como Luis DH porque sentía que no tenía nada que perder y porque empecé por fin a hacer música como pienso que mejor se hace: creando lo que te da la gana y sin una agenda. Hasta entonces siempre había tenido presiones, autoimpuestas la mayoría, sobre qué debía a hacer para llegar supuestamente a ciertos sitios o gustar a cierta gente. O qué no debía hacer (pop más directo sin complejos, cantar en inglés, mezclar más géneros…). Y me di cuenta que nada de eso funciona y que lo único que puedes hacer es ser fiel a ti mismo y seguir tu camino. Y que todo lo demás que venga es un plus. Y si no viene, al menos has hecho lo que sentías dentro. No hacemos suficiente caso al instinto y durante siglos es lo que mantuvo a nuestros antepasados vivos. Suena a libro barato de autoayuda pero no hay que subestimar la filosofía pop, nos ayuda a sobrevivir. 


Es curioso porque al pasar de "Hype" a "People Like Me", sin contar sus reediciones, parece que las canciones comienzan a virar a un toque más funk aunque enseguida otra vez vuelves a la música de baile, para después casi ponerte folk y encajan a la perfección, ¿Cómo ha sido la evolución de tu proyecto? ¿Lo que surja o venía ya planteado en tu cabeza?
Es una combinación entre hacer cosas que no haya hecho antes y lo que voy descubriendo por el camino. Cuando hice “People Like Me” coincidió con el revival setentero de Daft Punk y Pharrell (“Get Lucky”, etc), que me tenía super enganchado y además también fue una época en que redescubrí al primer Michael Jackson (“Off The Wall” es mi disco favorito) y todo Prince. Con Prince empecé muy, muy tarde (culpa suya por ser tan puñetero en vida con su catálogo y acercarlo tan poco a las masas, sorry, Prince) pero me abrió los ojos totalmente a otra manera de hacer canciones. A que no todo tiene que ser estrofa-estribillo-estrofa-estribillo-puente-final, que puedes jugar, que no hay reglas y que puedes arriesgar. También empecé a componer en plan “místico”. Hasta entonces todo me costaba la vida y daba mil vueltas a las cosas, pero cuando me liberé empecé a trabajar de un modo casi “mágico”. Recuerdo que escribí “I Know What You Did Last Summer” sobre la base y la melodía y las palabras me venían solas y no sé de dónde vienen. Y “Healthy Ways” igual. Es como que conectas con algo que no está aquí o que no vemos y es un proceso muy raro. Y no me lo planteo desde entonces porque componer es como el amor, si le das muchas vueltas, lo acabas jodiendo. Te tienes que dejar llevar y no intentar entender todo. Porque además nunca sabes cuándo se va a acabar y puede que mañana ya no conectes con ese proceso. Así que no lo pienso.



Después das un paso a música más alternativa, cuasi momento cantautor en sus primeras canciones en "Hollywood Tantrum" pasando a lo que podrían ser bandas sonoras ochenteras, baladas... Confiesa, ¿En qué condiciones hiciste este disco? ¿Fue una etapa experimental?
“Hollywood Tantrum” fue un disco muy, muy duro. Coincidió con un momento familiar y personal terrible y eso te hace replantearte muchas cosas. Hasta entonces nunca me había parado a pensar en la historia de mi familia ni cosas así. Pero todas esas cosas son parte de lo que somos nosotros, si no las entendemos no nos podemos entender a nosotros mismos. Entonces, fue como una autoterapia, bajar hasta el fondo para luego volver a subir. Estoy muy contento de haberlo hecho pero me cuesta mucho volver a él. Tuve que recuperarlo para añadir las letras oficialmente a un catálogo online (Musixmatch, que antes servía las letras de canciones a Spotify y ahora lo hace para Apple Music) y lo pasé verdaderamente mal porque todo me llevaba a esa época. Musicalmente fue totalmente un experimento, quería ver hasta dónde podía llegar con el lo-fi y es por eso que suena tan “guarro”, aparte del momento personal. Se juntaron muchas cosas.



Por seguir viendo tu diversidad, en "G.P. Grand Ecole" podemos ver tu faceta más pop, pero pop desde casi los que podrían ser cantos de una Iglesia, "Pray" que suena a canción clásica de discoteca de los 70, pero enseguida te pones casi en modo pop Atomic Kittens en la canción que da título al disco o el espíritu de Michael Jackson en "Payola", ¿Cómo organizaste todas estas ideas?
“G.P.” fue la reacción pop y luminosa a todo lo oscuro de “Hollywood Tantrum”. Me asusté de bajar tan profundo y rápidamente y por salud mental necesitaba hacer algo más animado. Es un disco completamente lúdico que hice para pasar página y levantarme el ánimo. Necesitaba pasarlo bien después de tanto drama indie, jejeje. Ese mismo año saqué dos álbumes, el indie (“Hollywood Tantrum”) y el pop, a los seis meses, “G.P. Grand École”. Organicé todas las ideas de este álbum en torno a un colegio francés inventado, la escuela G.P., de dudosa reputación, donde pasan… cosas… de todo tipo, jejeje. Es un disco muy setentero (siempre vuelvo a lo mismo) pero más kitsch. Más de peli serie B de finales de los 70 o principios de los 80, que es lo que tenía en mi cabeza todo el rato mientras hacía las canciones. Puede que no sea mi mejor álbum, pero estoy bastante orgulloso de algunas canciones, como “Pray” o “Polaroids”. Hay canciones que mirando atrás no sé cómo las hice y me sorprendo a mí mismo. 



Si que se nota con el salto que hay a "Hometown" que has decidido suavizar, perfilar y darles incluso un toque mucho más ambiental a las canciones, mezclando house, dance, indie... Y aquí es cuando yo te conocí con "When the morning comes", un tema elegante y bailable, ¿Qué es lo que buscabas con este disco?
Gracias por lo del salto, porque era precisamente la intención. Hasta entonces tenía la intención de que había hecho un álbum más personal, luego el siguiente más lúdico, luego personal, luego lúdico… Con “Hometown” buscaba ir un paso más allá y combinar las dos cosas en un mismo proyecto que pudiese llegar a más gente. Subir el nivel. Hacer discos personales está muy bien pero hacer discos personales con los que además otros se puedan identificar es lo que me interesa en estos momentos. Conectar y poder contar cosas con mis canciones. Ya he hecho mucha música para mí, ahora quiero hacer música para que la gente lo pase bien y, si se para a escuchar las letras, reflexione también.



Para terminar de hacer esta ruta por tu discografía llegamos a 2017 donde has editado una extensión de "Hometown" que casi podemos considerar disco propio, "Home Run", con nueve canciones que nos preparan para ¿El verano del amor? ¿Para qué momentos crees que son tus canciones?
Ojalá sea verdaderamente el verano del amor, por todo lo que ello significaría, además este año con el World Pride, etc. Porque desgraciadamente lo único que se ve últimamente es odio y el odio es peligroso y contagioso. Hablo bastante de ello en mis letras. Las nuevas canciones de “Home Run” van un poquito más allá y llegan donde “Hometown” no llegaba: “Blond” y “Strike Zone” son canciones de “pop político” disfrazadas de dance actual, “How Fool Is Now” es una reflexión en voz alta sobre la cultura del usar y tirar y postureo en la que estamos todos inmersos (yo el primero, que conste).... La música es el perfecto Caballo de Troya. A través de melodías o canciones aparentemente inocentes puedes enviar el mensaje que tú quieras y aportar tu pequeño granito de arena para hacer pensar o intentar cambiar un poquito las cosas. Hay que moverse. Mis canciones pienso que funcionan en ambos planos, por lo que si quieres tener algo ambiental y atmosférico “de fondo” te sirven, si quieres bailar y moverte, también y si te gusta filosofar e ir más allá (como a mí), probablemente también. Pero igualmente esto deberían decirlo los y las que las escuchen, no yo, jeje.

Tras este repaso a tu discografía, también hemos de contar que tienes tu propia discográfica, Vodka Cat ¿Puedes vivir del mundo de la música o es un complemento que te realiza como persona y para tu vida? Creo que es la pregunta del millón que hacer a un artista.
Sí, es la pregunta clave, jejeje. No, no vivo de la música ni conozco a nadie que lo haga. Afortunadamente tengo un trabajo en el sector editorial, del que vivo y que también me encanta y puedo hacer las dos cosas. Tienes que estar dispuesto a trabajar mucho, eso sí. Por eso hay tanta gente que tira la toalla… Pero cuando quieres hacer algo, lo haces. Mi sello Vodka Cat es meramente un nombre y un logo para editar mi música y la de otros artistas amigos que me gustan y a los que apoyo, por ahora únicamente es una manera de vestir bien las cosas que hago pero en el futuro si crece a algo más, bienvenido sea.

Fotograma del videoclip de "Blond"

Cuidas tus productos con mucho mimo, sólo hay que ver las ediciones físicas que editas de los discos: Diseño, DVD, vídeos... ¿Cómo es el feedback con tu público?
Me EN-CAN-TA. Yo crecí con las ediciones físicas de mis artistas favoritos, entonces como bien dicen Fangoria, cuando has sido y eres fan, sabes lo que querría un hipotético fan, jeje. Y al final, es otra vez “vestir” bien las cosas que haces. Con las ediciones me pasa un poco como con el lado estrictamente musical, me gusta ir descubriendo formatos raros o probar cosas que no he hecho antes… para “Hollywood Tantrum” hicimos de extra una revista ilustrada, con ilustraciones pop de Pablo Carreiro para cada canción del álbum y fue genial; para “G.P. Grand École” una “G.P. Box” con láminas, carnet de estudiante de La Escuela y todo; con “Hometown” y “Home Run” he editado en ambos un DVD con vídeos para todas las canciones; también vinilos… siempre me gusta probar cosas y ver hasta dónde puedo llegar. Y la gente que aún sigue interesada en lo físico valora estas ediciones también, claro, así que es un feedback muy chulo.

Una de las dudas que me queda contigo es ¿Has hecho directos? ¿Es algo que te planteas? ¿Sesiones DJ donde realizar mezclas de tus canciones?
Cuando antes preguntabas si vivía de la música te iba a decir que quizás no sea la persona mejor indicada para hablar, puesto que no hago directos y es ahí donde se mueve el dinero actualmente. No es algo que piense actualmente, la verdad. Soy una persona bastante privada, compongo y grabo completamente solo… Soy bastante pudoroso. Y tengo mucho respeto a todo el que actúa en directo. La libertad, supongo, de no vivir de la música es que puedes hacer completamente lo que quieras y decidir qué hacer o qué no y en qué tiempos. En mi caso, por ejemplo, el tema directo en principio no me llama, pero sé que si viviese de la música no tendría opción de elegir, tendría que hacerlo sí o sí. Pero tampoco estoy cerrado, si algún día lo quiero hacer y considero que tengo algo que aportar encima de un escenario o en una sesión LO HARÉ, no tengo ninguna duda. Y sobre todo si hay gente que quiera verme. Nunca se sabe…

Aqua, ese grupo que debemos de valorar, que ya es hora

Luis DH queda claro que es una persona que ama la música en todos sus estilos aunque tienes una base pop que después extiendes por el indie, house, dance, funky, disco... ¿Cuáles son tus referentes musicales?
Uff, de todo. Mi móvil es un show. Más que playlists (prefiero álbums, soy un defensor a capa y espada del álbum como concepto y creación), escucho mucha música en aleatorio, me encanta caminar y ponerme música y de repente suena Björk como salta a Cristina La Veneno (Historia de España), me empiezo a partir y todo el mundo me mira en plan “qué le pasa”. Recuerda lo que te decía de mi casa con mi padre poniendo clásica, mi hermano mayor con el indie británico (los Manic Street Preachers los descubrí gracias a él), mi hermano mediano con Los Chichos, Los Chunguitos y toda la música de pelis de quinquis de los 70 y 80… Con tanta mezcla… De referencias siempre cito a la “Holy Trinity” del pop: Madonna, Prince y Michael, y no sólo porque quede bien, es que realmente somos todos hijos de ellos. Y de ABBA. Y de los Beatles, aunque no soy muy Beatles, la verdad. En los BPM somos hijos de Aqua. Pero por ejemplo más actual, aunque no me guste todo lo que hace, Lana Del Rey construye siempre una historia visual a través de las letras y las atmósferas que si entras es flipante. Brandon Flowers igual, tiene un rollo más religioso y humano y divino, pero te cuenta historias en cada canción. Y ahora vuelven The Killers pero no sé si volverán en rollo más rock y menos Brandon en solitario, que echaron pestes del último disco, “Battle Born” (a mí me gustó ¬¬). No sé, escucho cualquier cosa que me guste, no hago ascos, jejeje.

Dua Lipa, el descubrimiento petardo de Luis DH
Viendo tu buen gusto tanto con tus canciones como seleccionando grupos, ¿Qué podrías recomendarnos de grupos musicales que hayas descubierto en este curso 2016-2017 que está a punto de acabar?
Ay, pues es muy petardo - y no es ningún descubrimiento - pero me ha sorprendido  para bien el disco de Dua Lipa, que es una muchacha británica, producto de la Warner, pero producto muy bien hecho. Le han hecho un disco muy cuidado, muy de antes, del tipo de discos pop que se hacen más en Reino Unido que en USA. Ahora que tan poco importa el álbum como concepto, mola ver productos cuidados así. Tiene un montón de singles potentes, uno de ellos con Miguel, que es un muchacho muy infravalorado y que me cae también muy bien. Tiene una voz (él) muy bonita. Y tampoco es descubrimiento, pero el “Beautiful Ones” de Hurts, tanto por canción, vídeo, letra y mensaje, me parece esencial y a los pobres nadie les hace caso masivo, salvo en Europa del Este. Que también me fascina que hayan hecho un vídeo así teniendo en cuenta la base de fans enorme que tienen en Rusia, olé ellos. Y una canción un pelín más antigua pero a la que yo llego tarde es “American Money” de BØRNS, muy Lana y con todo cliché imaginable, pero GENIALÍSIMA. Y el vídeo también.

Luis DH nos cuenta lo que hace en su tiempo libre ¡Lo cuenta todo!

Pregunta Super Pop: ¿Qué hace Luis cuando deja la música y quiere relajarse? ¿Nos puedes recomendar algún bar de Barcelona donde perdernos entre copas y buena música?
Jajaja pregunta Super Pop. Mi color favorito es el rojo. Pues desde hace un tiempo no suelo salir mucho porque como suelo decir bastante “¡las cosas no se hacen solas!”. Entonces, si tengo que acabar algo y lo tengo pendiente, me rayo. Pero mi zona favorita de BCN es Gràcia, que es básicamente un Malasaña en Barcelona, de modo que tienes varios planes en un mismo sitio según te apetezca más. Aunque en realidad cualquier plan con vino a mí me sirve. Me gusta el sushi. Me gusta comer (llevo una Carlota Corredera dentro), pero me controlo. Me gusta leer, ahora estoy enganchado a libros de ciencia sobre el universo y sobre cómo todos los materiales de los que estamos hechos se originaron fuera de la Tierra y son los mismos que los de el resto del universo y las estrellas que vemos en el cielo. Que todos estamos hechos de lo mismo y no sólo nosotros, todo el universo. Lo digo y la gente se ríe de mí, pero a mí me parece flipante y quiero saber más. Me gusta pensar y darle vueltas a cosas absurdas (o no). También me encantan los documentales sobre conspiraciones, sectas y demás, pero no puedo implicarme mucho en ellos porque luego tengo sueños turbios, jajaja. Y no.

Nunca os esperaríais que Carlota Corredera aparecería aquí... un día lo hará en tu casa, sin avisar.
Una frase útil para la vida.
“Si lo haces, hazlo bien.” Esto lo aprendí de mi santa madre, como muchas otras cosas. Ella es tan cabezona, pero para bien, que cuando se pone a hacer algo lo tiene que acabar y lo tiene que hacer bien, sea lo que sea. Para hacerlo a medias o de aquella manera, no empieces. Y esto que parece una tontería, luego es súper práctico.

Timón: "Soy mucho más divertido que Lumiere"


Acaba a lo grande, como si fuera el número del Qué Festín de La Bella y la Bestia. Este espacio es tuyo.
(Con tu permiso me quedo con “El Rey León”. Roar). Muchas gracias por este viaje a través de mi música. Con sinceridad te digo que no suelo mirar atrás y tampoco suelo hablar de mí, siempre soy más de escuchar que de contar. Así que gracias por esta entrevista y también por todo el apoyo desde Confesiones. La verdad es que siempre me siento super cuidado y cómodo y estoy muy agradecido. Que uno hace lo que hace y que sea bien recibido siempre es un subidón. ¡Me emociono! Ya que estoy, gracias también a todo el mundo que apoya mi música, porque aunque suene cliché, esto es tan suyo como mío. Es nuestro. Estoy muy Naty Abascal “quiero a todo el mundo”. Aprovecho para lanzar un mensaje al mundo: ¡queramos y querámonos un poquito, coño! Que nos vamos a la mierda, señores. Filosofía pop, de la mano de Michael en “Man In The Mirror”: “Si quieres hacer del mundo un lugar mejor, mírate a ti mismo y haz ese cambio”. Todo empieza en nosotros, así que empecemos. “It all comes down to us”: todo se reduce a nosotros. Si queremos, podemos.

Gracias y un brindis por la buena música.
¡Gracias a ti! Por muchas confesiones y música más.



Puedes seguir a Luis DH en FacebookTwitterInstagramBandcamp y YouTube

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...