27 de febrero de 2013

11 razones para amar el Melodifestivalen | Xurgell

Xurgell es un adorable oso treintañero. Le conocí viendo a Katie Lucy Holmes, la imitadora de Kylie Minogue, en un evento surrealista con unos invitados selectos: una Lucy entregada, ambientación con humo y confeti cayendo del techo que provocaba querer imitar a Loreen. Desde el minuto uno tuvimos una simbiosis entre nosotros, sí, de esas que hablaban en el primer Gran Hermano que te pasa pocas veces. Su Instagram es  imprescindble para seguir, lo considero mi BFIA (Best Favourite Instagram Account)

El buen rollo quedó más que constatado cuando descubrimos que no sólo Kylie nos unía, sino el buen gusto por el resto del panorama musical, entre ellos el que hoy nos ocupa: la pasión por la música sueca. Especialmente el Melodifestivalen, festival de la canción que usan en Suecia para seleccionar el tema que les representará en Eurovisión.

Así que en esta entrada  vamos a descubrir sus 11 razones para amar el Melodifestivalen, en formato de 11 canciones. Todo lo que viene a continuación es suyo y podéis escuchar la mayor parte de las canciones en esta lista de Spotify.

-o-



El programa más popular de la televisión sueca nos tiene enganchados. Cada sábado el Melodifestivalen se cuela entre los trending topics de twitter en España, gracias al ejército de homosexuales fans comentando las coreografías, los modelitos imposibles, lo bien que sonaría este tema en versión estudio, el arte con el que bajan las escaleras, lo escandalosamente bueno que está el persa, lo injusto de algunas votaciones...

Si hace poco que te has enganchado, te habrás perdido momentos memorables en la historia de este genial evento, que sin duda, tiene el nivel más alto que algunas ediciones de Eurovisión. Y es que Suecia, es mucha Suecia. Os traigo 11 temas para descubrir o recordar algunos momentazos que, al no ganar el concurso, no llegaron a verse en Eurovisión. No son 10 porque no quiero que parezca un Top 10, y no son los mejores porque necesitaría 100, así que si tenéis hambre de más, poned la palabra mágica “Melodifestivalen” en youtube y poneos cómodos.




El presentador de la edición de 2013 probó suerte como participante dos veces y se puede decir que es la Coral Segovia sueca, ya que las dos veces quedó en segunda posición. El año pasado quedó segundo, pero bien hubiera podido ganar también Eurovisión como lo hizo Loreen con semejante temazo. El vestuario con neones y la coreo son para no olvidar.




Con su apellido de soltera ganó el Melodifestivalen 1999 y también Eurovisión con el tema Take Me To Your Heaven. En 2008 volvió a presentarse y volvió a ganar con Hero, que quedó humillada dos puestos por debajo Chiquilicuatre en Eurovisión (#18). El año pasado se presentó al Melodifestivalen por tercera vez, pero ni siquiera pasó a la final, en una de esas injusticias que en twitter levantan airadas reacciones que cuestionan la democracia. Es un tema schlager por excelencia, lo tiene todo: letra predecible, producción que suena a ABBA y parón con key-change. No faltan ventiladores, caderazos y mucha carne a la vista. Nos encanta.

Un cotilleo: en 2003 se casó con el ex-marido de Pernilla Wahlgren, la bajita de verde de las Swedish House Wives. Todo queda en casa.




No hay campo sin grillo, ni hortera sin amarillo. Pero en el mundo del pop, los colores fluorescentes son muy bienvenidos. Mimi Oh nos vino a cantar “Va tan despacio” pero Suecia le dio la espalda. La versión de estudio es mucho mejor, dadle un Andra Chansen.




Otro tema schlager de manual, que lo tiene todo. Antes de que llegue el segundo estribillo ya os la sabréis entera. Nos encanta la planta carnívora giratoria, nos encanta que no se caiga al bajar y se marque una peazo de coreo con una realización fantástica y nos encanta que sean dos metros de sueca vestida de rosa. A saber por si cae en alguna pregunta de trivial: en la final prescindió de la torerita de Swarovski.




Tan arriesgada fue la actuación de la más alta de las Swedish House Wives (la que luce muslamen con orgullo) en su primer intento en el concurso, que pasó desapercibida quedando última de su semifinal. Para lo que es el Melodifestivalen, se puede considerar prácticamente un tema indie. Valoramos mucho y muy bien que se tire tres minutos de actuación en un plano secuencia, sin cortes ni cambios de plano. Ella y nadie más. ¡Y esas caderas!




A estas alturas del artículo ya hemos hablado de esta mujer varias veces. Se trata de la ex del ex de Charlotte, y la bajita de verde que junto a Jenny Silver y XXX montaron este año el grupo Swedish House Wives. Lleva desde 1985 haciendo música en Suecia, precisamente después de pasar por el concurso. Dice su wikipedia que si no se hubiera quedado preñada a finales de los ochenta, la Hit Factory de Stock, Aitken & Waterman le hubiera hecho un single. Este tema es un ejemplo de lo que es su dilatada carrera en el mundo de la música petarda que tanto gusta en su país.




Posiblemente, la sueca que mejor anda del mundo, lo dió todo en el Melodifestivalen mientras toda Europa bailaba como una loca su temazo Release Me. Desgraciadamente, Love Love Love no está en Spotify, pero buscad como sea la versión de estudio, pues el directo no está a la altura de semejante temón.




Cada año no puede faltar el típico jovencito con canción fácil y petarda que suena descaradamente a ABBA, y este es uno de los mejores ejemplares.




Llega el turno de los eternos aspirantes que lo han intentado veces y veces, y nunca han llegado a ganar. BWO, con su rollito Modern Talking, lo intentó en 2005, 2006, 2008 y 2009. Y ya sabéis que este año tenemos 2/3 de BWO en el Melodifestivalen, ¿no? Con Temple of Love consiguieron su mejor posición, quedando segundos por detrás de Carola. Dicen que Polonia o Reino Unido quisieron llevárselos a Eurovisión tras el éxito que tuvieron con este single, pero ellos decidieron quedarse en Suecia intentándolo compulsivamente.




Otros que lo han intentado hasta la saciedad, cuatro veces si las cuentas no me fallan. Nos encantan las dos tías porque rizan el rizo de lo petardo, ya que son totalmente prescindibles e intercambiables por dos coristas escondidas en la oscuridad, por lo que a voz respecta. Este tema fue acusado de plagio de parte de la mismísima Mónica Naranjo, pues presuntamente suena igual que No Voy a Llorar / I Ain't Gonna Cry. Juzgad vosotros mismos.





La canción que resume la esencia del pop en tres minutos. La letra nos cuenta como hacer un tema de éxito: tomamos algunos clichés, escribimos una letra no muy complicada, repetimos el estribillo una y otra vez y, lo más importante, hacia el final subimos el tono. Y también nos da consejos para venderla muy bien: revela tu vida privada, ten sexo en lugares públicos y llama a la prensa, llora en la tele. Atención a la referencia a Alcazar cuando cantan “we steal a melody”. BRAVO.

La primera vez que fui a Suecia busqué este single desesperadamente, y el dependiente de una tienda de discos en Malmö me miró fatal. Porque por lo visto, en su país fue una grave ofensa reírse del schlager.


Si todavía no te has enganchado, este sábado a las 20:00 puedes ver el famoso Andra Chansen (segunda oportunidad), en la que los que han quedado terceros y cuartos en las semifinales luchan por hacerse con los últimos dos puestos en la gran final del día 9 de marzo. Lo puedes ver en directo en www.svt.se o bajarte la aplicación para iPad del canal SVT.

2 comentarios:

"It's a brand new day things will go my way"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...